(París) Las personas en Gaza, Haití, Malí, Sudán del Sur y Sudán podrían enfrentar “niveles catastróficos” de inseguridad alimentaria para octubre sin acciones humanitarias y esfuerzos internacionales para desbloquear el acceso a las áreas afectadas, advirtieron el miércoles agencias de la ONU.

La ONU lleva varios meses advirtiendo que la hambruna amenaza en Gaza.  

En un nuevo informe sobre los «puntos críticos del hambre» en el mundo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) recuerdan que más de un millón de personas, la mitad de la población del territorio palestino, podría caer en un estado de inseguridad alimentaria catastrófica a mediados de julio.  

Esta situación es consecuencia del «impacto devastador del conflicto en curso, de las fuertes restricciones de acceso y del colapso de los sistemas agroalimentarios locales», según las agencias de la ONU, preocupadas también por el riesgo de contagio de la inseguridad alimentaria en el Líbano y Siria. .

En Sudán del Sur, “la baja producción local de alimentos vinculada a la depreciación de la moneda está provocando un aumento vertiginoso de los precios de los alimentos, agravado por el riesgo de inundaciones y olas recurrentes de conflictos subnacionales”, según el informe que evalúa el estado de la seguridad alimentaria de junio a octubre.  

En Malí, la situación se está deteriorando debido a «la intensificación de los conflictos» y se ve «agravada por la retirada» de la misión de Naciones Unidas, sostiene el documento. En Sudán, entre la producción agrícola fuertemente afectada por la violencia y el saqueo y las importaciones obstaculizadas por dificultades materiales y financieras, los precios de los alimentos están aumentando, indica también el informe.

La FAO y el PMA agregaron a Haití a la lista de áreas de mayor preocupación (la lista anterior databa de octubre de 2023) ya que la creciente violencia por parte de grupos armados “perturba aún más los suministros, aumenta los desplazamientos internos y afecta el ‘acceso humanitario’.

En total, la crisis alimentaria se está apoderando de 18 «puntos críticos del hambre», estiman los resultados de las agencias de la ONU, con un nivel de preocupación «muy alto» para Chad, la República Democrática del Congo, Birmania, Siria y Yemen.